Estambul es uno de los destinos más elegidos por los turistas de todo el mundo gracias a su rico pasado histórico donde fue capital del imperio Bizantino y Otomano. Si te estás preguntando que ver en Estambul, no pierdas detalle a los sitios que no puedes dejar de visitar en esta increíble ciudad. Hay cinco paradas fundamentales:
La Gran Mezquita Azul: fue construida a comienzos del siglo XVII por el sultán Ahmet I y su nombre proviene de los llamativos mosaicos que decoran sus cúpulas; es la única mezquita de la ciudad con seis torres. Posee más de veinte mil azulejos y doscientas ventanas. La entrada es gratuita pero los visitantes deben descalzarse, cubrirse la cabeza con un pañuelo, usar pantalones largos y no mostrar los hombros. Actualmente se encuentra en pleno proceso de restauración.
Iglesia de Santa Sofía: construida por Constantino el Grande, comenzó siendo iglesia, luego se transformó en Mezquita y, desde 1935, funciona como museo; es uno de los sitios preferidos por los turistas gracias a su tamaño y belleza: es una de las cinco iglesias más grandes del mundo, cuenta con una imponente cúpula central, dos semicúpulas y en su interior pueden admirarse mosaicos de colores representando diferentes hechos de la Biblia.
El Gran Bazar: es considerado, con justicia, uno de los mercados más grandes del mundo: ocupa sesenta cuadras que suman más de cuarenta y cinco mil metros cuadrados donde se ubican tres mil tiendas. Cada calle tiene el nombre de la actividad que se realiza en ella (hay venta de especies, telas, productos típicos de la región e incluso carísimas joyas labradas a mano) pero, además, cuenta con almacenas, restaurantes, bancos, enfermería, correo, un baño turco, una escuela y una mezquita.
Torre de Gálata: fue construida en 1348, cuenta con nueve pisos y casi setenta metros de altura que la convierten en el edificio más alto de la ciudad; a mediados de 1960 se restauró completamente su interior, quitando la madera de las paredes para evitar incendios accidentales.
Palacio de Tokapi (también conocido como el #Palacio de la Puerta de los Cañones” al estar situado cerca de la puerta de ese nombre): desde este lugar, los sultanes controlaron su imperio desde 1465 hasta 1853. Resulta realmente imponente con sus setecientos mil metros cuadrados divididos en cuatro patios sobre los cuales se asientan diferentes edificios incluyendo los establos de la guardia imperial, las cocinas reales, la residencia de los eunucos, el harem, la biblioteca, la sala del tesoro, la residencia del médico y el pabellón donde se realizaban las circuncisiones.

Deja un comentario

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más informaciónn

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar