Hoy en día, gracias al apogeo turístico del cual ha sido protagonista durante las últimas décadas, Andorra, ha pasado de ser un país completamente discreto, en el occidente europeo a ser, una obligatoria parada turística en medio de incontables rutas de viajes. No por nada, se encuentra formando parte de importantes movimientos turísticos de la gestión turística moderna, dominado por un nuevo campo de tendencias y movimientos.

Este nuevo tipo de influjos demográficos se encuentra alejándose, de los centros cosmopolitas clásicos y tradicionales.  En favor de centros turísticos alternativos o de culturalidad predominante. Cambio turístico masivo ante el cual, el país de Andorra responde de forma eficiente.

Visitas a las diferentes manifestaciones de la arquitectura románica de Andorra:

A raíz de su ubicación geográfica y estacional, la herencia cultural y arquitectónica que ha recibido a través de los siglos es por tanto un elemento predominante. El turismo cuenta así con un total de 44 edificaciones religiosas, erigidas en su mayoría entre el periodo medieval y moderno. Entre las cuales sobresalen significativos ejemplos para el acercamiento del público general con ellas. Así la iglesia de Sant Climent, es una de ellas.

Seguidamente se le añaden las Iglesias de San Roma, les Bons, y Pal. Cada una de las cuales es capaz de sorprender en base a sus diferentes campanarios y torres. Además de las diferentes exposiciones sobre el arte e historia del mundo románico que subsisten en los complejos asociados a estas.

Aventuras en el Parque Naturlandia:

Este importante complejo recreativo, se encuentra ubicado en la frontera española de Andorra. Caracterizado por ser una apuesta y opción completamente diferente al turismo cultural. En este caso, sus diferentes locaciones vienen pensadas para el entretenimiento de la familia en general. Todo este conjunto de ventajas y posibilidades recreativas se encuentra ubicado en la población de Sant Julia de Loria, justo al extremo sur de la nación.

De entre sus más variadas ofertas, se ubican el entretenimiento de los más pequeños de la casa. A través de elementos como camas elásticas, tirolinas y castillos inflables. Por otro lado, para adultos encontramos actividades como al alquiler de quads, sin olvidar el Tobotronc, un tobogán de 5 kilómetros de extensión para recorrer esta instalación en un desnivel de 400 metros montaña abajo.

Exploración de montaña en vehículos oruga.

Más que un destino, se trata de una auténtica actividad, la cual es capaz de ponerse en práctica en no pocos parajes de Andorra y sus regiones montañosas circunvecinas. Esto siempre se recomienda realizarlo en grupo o bien en asistencia de un equipo guía profesional. Generalmente el auge de este tipo de deportes vino representado en su mayor parte por ser una excelente alternativa a los clásicos deportes tradicionales de snowboard y las raquetas de nieve.

Generalmente para este tipo de aplicaciones se utiliza el vehículo oruga Gicafer. Empresa que nacionalmente habilita estos vehículos para la compleja diversión, un ejemplo de ello es la comunicación por audio y video entre el módulo principal y la cabina. Con lo cual los guías experimentados ofrecen su información a los turistas en Andorra de una forma dinámica e interactiva.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario